Rabel

 

 

La Edad Media recoge, en lo fundamental, los instrumentos de la antigüedad, pero no aspira a plantear un desarrollo de los mismos, cada uno aparecerá con las más variadas formas y denominaciones.

    Los instrumentos de cuerda punteados (liras, laúdes...) o frotados (violas, rabeles...) son utilizados para acompañar las canciones. Tienen muy poca sonoridad. Los tocan, incluso los hacen, trovadores y juglares, bien cortesanos o gentes ambulantes. Casi toda la música que se hace con ellos es improvisada, partiendo de un modelo.

    Se consideran los instrumentos de arco en la familia de los laudes y que de estos derivan. El arco llegó de oriente pasando primero por bizancio y después con la expansión árabe hacia occidente.

    El violín es, hoy, el más perfecto de esta familia de instrumentos. Aparece ya desarrollado a fines del S. XVI en la alta Italia. Este desarrollo es un estudio en el tiempo de las formas y los materiales buscando la sonoridad más intensa y los matices más brillantes.
 

La tensión

    La tensión que producen las cuerdas es menor en los instrumentos punteados (laúd, guitarra...) por eso éstas se enganchan en los travesaños puestos sobre la tapa de resonancia.
En los instrumentos de arco, frotados, la tensión soportada es mayor, por eso se llevan las cuerdas sobre un puente móvil y se fijan mediante un tensor a un fuerte botón o amarre en la caja.

Orificios de resonancia

    La evolución nos lleva a la "F" que vemos en los violines como la forma que mejor transmite las vibraciones.
    En muchos instrumentos tradicionales estos orificios a veces se multiplican haciendo de las tapas verdaderos coladores de sonido. En algunos se aprecian agujeros incluso en los laterales de la caja.

El puente

    El puente en un principio es plano, todas las cuerdas suenan a un tiempo, lo cual sirve para la práctica de bordón medieval (melodía y bajo contínuo).
   Con la necesidad de tocar cada cuerda por separado, el puente se curva al tiempo que se hacen escotaduras en la caja (formas de ocho) para dar movilidad al arco.
   La tensión que producen las cuerdas aumenta cuando también se curvan la tapa y el fondo. Dos piezas que se colocan bajo el puente van a reforzar la transmisión del sonido y el instrumento: La barra armónica pegada a lo largo de la tapa, bajo los graves, y el alma: barrita móvil que toca la tapa y el fondo (bajo los agudos).    Ningún rabel llevará alma o barra.
 

El arco

    El arco en su evolución busca las formas de tensar y dar mayor dimensión a la encerdadura. Desde la vara de bambú o avellano simplemente curvadas, atadas las cuerdas de mil maneras diferentes, hasta el tornillo tensor y la madera de pernambuco usadas hoy.

    El encerdado se hace con pelo de la cola del caballo desengrasado, y siempre a la hora de usarlo hay que resinarlo convenientemente, para evitar que resbale sobre las cuerdas sin sacarles sonido.
 
 

 
 
back to musical instruments